Nada es casualidad

Tras las fiestas, las reuniones familiares y celebraciones vuelve todo a la “normalidad”.

La rutina, la costumbre se convierte en la única manera conocida de vivir nuestra vida.

Y es que ahí es donde se encuentra nuestra zona de confort, en lo que sabemos, lo que conocemos y a lo que estamos acostumbrados.

¿Qué pasa después de cumpleaños, aniversarios, fiestas señaladas…?

Al tratar de reincorporarnos a nuestra vida cotidiana, si seguimos sin ningún tipo de apertura en nuestra conciencia nos perdemos las señales que nos están incitando al movimiento de cambio. Nada en la la vida es estático, nada en la vida es casualidad, todos sucede por una razón, aunque en ese momento no lo veamos.

El nuevo año arranca lleno de promesas, de sueños por cumplir, propósitos, etc. Y es que esa energía renovadora es la que tenemos que utilizar para avanzar, no para volver a nuestra zona de confort en la que llevamos años viviendo.

Un buen comienzo de año, además de nuevas oportunidades de trabajo, de cuidar nuestra salud o de realizar un cambio también nos puede brindar oportunidades de crecimiento espiritual, de forma consciente o incluso a veces sin saberlo, el universo nos está empujando a tomar decisiones para sacarnos de esa zona en la que estamos cómodos.

Así comienzan las coincidencias: mientras pensaba en una persona al rato me la encuentro, mientras imagino lo que me gustaría cambiar aparece algo relacionado con ello, quiero cerrar pasado y aparece la oportunidad para realizarlo…¿casualidades?

Más que casualidades podríamos hablar de sincronicidades.

Todo se coloca en la casilla de salida al mismo tiempo, como un reajuste a gran escala.

Y es que si pensamos en que dentro de lo perfecto y grandioso que es el universo, las cosas se pueden dejar girar entorno al azar o se solucionan tildándolas de casualidades, que expliquen los cambios… dicha maquinaria no sería tan perfecta.

Todo llega en el momento preciso, ni un minuto antes ni después. ¿Casualidad o sincronicidad?

La experiencia y la indagación demuestran que es la sincronicidad de los acontecimientos; que de repente situaciones o personas inconexas comienzan a relacionarse o a llegar a tu vida en forma de mensaje, para que sigas avanzando y trabajando tu interior, que es donde reside tu gran fuerza.

Atrévete a ver esas “casualidades” o señales como algo más, pues se te está dando la oportunidad de salir de tu zona cómoda para que sigas avanzando y descubriendo quién eres en realidad.

Cuando la sincronicidad aparece, obsérvala, escucha su mensaje, sigue adelante. Lo estás haciendo bien. Confía en ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close