Cuando aprendí a sonreír

Cuando aprendí a sonreír me di cuenta del tiempo que había desperdiciado sin mostrar mi mejor cara al mundo.

Cuando aprendí a sonreír, afronté los problemas de una manera más positiva pues dejaron de asustarme los miedos que atormentaban mi mente.

Cuando aprendí a sonreír, descubrí que el pasado que siempre me había arrastrado con él desaparecía por completo.

Cuando aprendí a sonreír vi que mi vida era perfecta tal cual estaba, debía aceptarla y vivirla plenamente.

Cuando aprendí a sonreír entendí que en el Universo todo es exacto, nada sucede al azar, todo forma parte de un plan divino que no alcanzamos a comprender.

Cuando aprendí a sonreír asumí mis errores como aprendizajes de vida, pues mi alma los necesitaba para crecer.

Cuando aprendí a sonreír por fin me sentí libre de ataduras mentales que imposibilitaban mi crecimiento.

Cuando aprendí a sonreír superé los atascos terrenales y me convertí en la mejor versión de mi misma.

Cuando aprendí a sonreír abrí mi conciencia a planos superiores de luz y amor.

Gracias Universo, por haberme enseñado a sonreír.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s